logo
11.04.2018
PGE 2018

A falta de un análisis más detallado y profundo, desde la CEV realizan una valoración moderadamente positiva de los PGE 2018.


Consideramos que el cuadro macro en el que se basan los presupuestos es realista, incorporando la ralentización que ya se está percibiendo en la economía real.


Sin embargo, en su opinión, los presupuestos son excesivamente optimistas en cuanto al incremento de los ingresos fiscales. De confirmarse, este extremo puede acarrear problemas en el cumplimiento de déficit y objetivo de deuda, o exigir ajustes de gastos o aumentos en la presión fiscal… 


Por el lado de los gastos, celebran el refuerzo en las partidas sociales, así como el incremento en las partidas de I+D+ì, Industria y Energía. Todas ellas contribuirán a fortalecer el desarrollo inteligente, competitivo, limpio e inclusivo que necesitamos.


Sin embargo, pese a que para la financiación a las CC.AA. se prevé un aumento del 4  %, este aumento es claramente insuficiente. Se necesita auténtica reforma del Sistema de Financiación Autonómica y, para ello, se requiere la reorientación de 16.000 millones de euros más a esta partida. De lo contrario, nuestra Comunitat seguirá estando injustamente infrafinanciada, lastrando nuestros niveles de bienestar social y competitividad. 


En la misma línea lamentan que, pese al aumento de las inversiones territorializables hacia nuestra Comunitat por encima de la media nacional, al partir desde niveles mínimos, estas inversiones resultan claramente insuficientes, tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo. Con los nuevos presupuestos, nuestra Comunitat pasa del último al antepenúltimo puesto el ranking autonómico, y la inversión per cápita sigue sensiblemente por debajo de la media nacional, así como de lo que nos correspondería por cualquier parámetro macroeconómico medianamente coherente.


 Por todo ello, desde su punto de vista empresarial y regional, entienden que existe recorrido de mejora en el trámite parlamentario.